Libros peligrosos de Juan Tallón según José María Izquierdo

TALLON-COVER còpiaEl miércoles Juan Tallón presentaba Libros Peligrosos en la librería Tipos infames de Madrid y lo hacía acompañado del periodista José María Izquierdo. Nos gustaron tanto sus palabras que, al final del acto, le pedimos si podía mandárnoslas y fue tan amable de hacerlo; pero no solo eso, también nos ha autorizado a publicarlas en nuestro blog.

Es un auténtico honor para la Agencia Literaria Letras Propias poder difundir el texto dedicado a Libros Peligrosos (ed. Larousse) de este gran periodista:

“Les cuento antes de nada el origen de este libro. La editorial Larousse le encargó a Juan Tallón que seleccionara algo así como los libros de su vida. Lo mismo hizo con Jaime Urrutia, pero con canciones, y a Javier Tolentino con películas. Los dos últimos eligieron en torno a 70 canciones uno y 70 películas, otro. Pero quien hizo el encargo a Juan Tallón debía tener tan solo un conocimiento somero de cómo se las gasta nuestro amigo.

Recuerda Tony Judt en su Refugio de la memoria, ese libro escalofriante, tan luminoso, lúcido y estremecedor como triste, que cerraba una vida de enorme aprovechamiento intelectual para todos nosotros, que la gran Gertrude Stein le contestó un día a algún impertinente que afeaba la ausencia del tema de la mujer en una de sus charlas en la Universidad de Boston, que “No todo puede tratar sobre todo”. Y así también lo creía yo, he de confesar, hasta que me encontré con estos Libros peligrosos de Juan Tallón. Porque este tipo que tengo aquí a mi lado ha logrado compilar en unas cuantas páginas, bastantes, casi trescientas, una sucesión engarzada con sorprendente destreza de relatos, glosas, comentarios, acotaciones, exégesis, elucidaciones y sigan ustedes consultando el María Moliner para hallar seudónimos, en las que primorosamente encuadernadas por Larousse, todo hay que decirlo, hay una obra sólida e imaginativa en la que precisamente TODO TRATA SOBRE TODO. Seamos comprensivos con Gertrude Stein, porque la norteamericana no tuvo, desgraciadamente para ella, la oportunidad de conocer a Juan Tallón.

Juan Tallón y José María Izquierdo en la presentación del libro en Tipos infames
Juan Tallón y José María Izquierdo en la presentación del libro en Tipos infames

Pero este libro no es solo compacto, extraordinario y creativo, cosido con habilidad de lagarterana, como en verdad lo es, en un juego de altura como aquél de la tula, donde un chaval le daba la vez –tú la llevas, decíamos- al siguiente. Un libro, un autor, una frase, nos lleva al que sigue y a la vez está relacionado con el anterior, en una cadena sin fin en la que nunca sabes si subes o bajas como en aquellos dibujos de Mauricio Cornelio Escher. Sin embargo, para completar el justo elogio que esta filigrana de Juan se merece, estamos obligados a entrar y alimentar el alma en el auténtico reino tallonesco, por así decir, que no es otro que el del humor, con muchas mayúsculas, donde habita con una autoridad apabullante este tipo, verdaderamente infame, a qué negarlo, de Juan Tallón. Juan entretiene a la par que ilustra, como rezaban aquellas enciclopedias de nuestra infancia –o mía, que la de ustedes es otra- que querían cumplir la máxima de enseñar deleitando, aquel prodesse et delectare de Horacio, que no solo Tallón va a presumir de cultureta. Es el del humor un universo del que nuestro autor domina todos los registros, como nos va demostrando página a página. Allí, en ese mundo, alternan la ironía, el sarcasmo, la socarronería, la mojiganga y la cuchufleta. Porque este libro, como los anteriores de Juan que he podido leer en castellano, El manual de fútbol o El váter de Onetti, también presume de humor. A corazón e inteligencia descubiertas. De un humor sutil y permanente en el fondo de toda su obra, pero que no abomina de convertirse en descacharrante en muchos momentos de regocijo para el lector. Estallan frases y metáforas, pensamientos y situaciones de un pedazo de escritor capaz de articular un relato extraordinariamente preciso en torno a Juan Marsé, Philip Roth o el recientemente desaparecido Mark Strand, al tiempo que se nos muestra como un impertinente desahogado ante Rousseau, Kant o Parménides, que ya hay que tener desparpajo para acercarse a todos ellos con una actitud tan osada como la de Juan Tallón, siempre dispuesto a pelearse con actitudes tan ridículas como la rigidez o la intolerancia.

Pasa con él, ya lo verán ustedes, que según avancen en la lectura se encontrarán cada vez más satisfechos porque no se avergonzarán de reírse en el autobús, si en ese colectivo se produjera la lectura, porque serán perfectamente conscientes de que están leyendo algo inteligentemente divertido. A todos nos ha pasado con un párrafo de Cortázar. Y somos felices por habernos reído, por haber tenido la oportunidad de subrayar con la sonrisa o la carcajada ese rayo de talento. Les pasará lo mismo. Es que voy leyendo a Juan Tallón, dirán ustedes orgullosos a sus fortuitos acompañantes en el transporte público si acaso les interpelaran.

Me van a permitir que les dé algún pequeño consejo para la mejor lectura de estos Libros Peligrosos. Mejor el picoteo que el atracón. Esto es, elijan un día la página 35, donde Perec, tras tropezar con Dos Passos, se topa con Flaubert. Al día siguiente se van hasta la 82, donde está emparedado Descartes entre Talese y Morábito, luego se marchan a la 162, donde Pla viene de charlar con el pequeño Monterroso para ir a parar a casa del limeño Rybeiro y, dos días después pueden visitar al pobre Ramiro Pinilla en la página 249, enganchado por un lado del vagón interminable que es este libro a Mateo Díez y por otro a García Márquez. Esto es, abran por cualquier página y degusten el bombón, pero quiero advertirles muy seriamente que no cedan a la tentación de dejar vacía la caja –y les costará hacerlo, su lectura es adictiva- porque acabarán como aquel Pedro Camacho que en Tía Julia y el escribidor no sabía quiénes eran esos personajes de los que hablaba ni cuál de sus obras protagonizaban. Tampoco traten, por favor, de intentar saber qué ha visto Tallón en Bolaño para pasar sin pausa a Lispector o en Blanco Amor para atarse a Vallejo. Él sabrá y a lo más que podemos aspirar es a que ahora, tras esta tabarra que les estoy dando, nos explique alguna de esas perversiones.  

10421320_617283578400705_8604894102431716998_nYa se darán cuenta a lo largo del rico texto de que en no pocas ocasiones tendrán la tentación de pensar que Juan Tallón se ha inventado todas y cada una de las citas, anécdotas, hablillas o lances que inundan este texto, cual si un cocinero loco, tal que Ferrán Adriá, apareciera aún más loco de lo habitual, y cocinara un soufflé relleno de miles de sustanciosas sorpresas.

Juan ha logrado hacer con Libros Peligrosos un cocido, una olla podrida o una escudella, vaya usted a saber qué es, repleta de tropezones, en la que resulta imposible meter la cuchara sin encontrarte un rico trozo de jamón, de morcillo, de chorizo o de morcilla. Pero no se vayan ustedes a creer que conservar el sabor exacto de cada pieza al tiempo que casan en un resultado preciso y suculento es una operación sencilla. En absoluto. Solo los grandes cocineros, como el mismísimo Ferrán al que hemos invocado, o bien aquella señá María de la aldea remota, son capaces de echar centenares de cosas sueltas en un puchero y lograr un guiso todo él sabroso, armónico, reconfortante, conjuntado, nutritivo… y además a un precio más que razonable. O sea, bueno, bonito y barato.

Porque esa es otra. Hace algún tiempo, en 1983 nada menos, Umberto Eco publicó en El País un artículo que se titulaba Lo que cuesta escribir un best seller. Allí, el catedrático de Bolonia hacía un repaso de cuánto dinero les había costado escribir a los autores más populares sus novelas más famosas. Así, por ejemplo, Robinson Crusoe debió salirle barato a Daniel Defoe: un billete de ida y luego, en la isla, solo era cuestión de aprovechar el material de desecho. Muerte en Venecia, en cambio, le costó un congo a Thomas Mann. Basta pensar, decía Eco, en el precio de una habitación con baño en un hotel del Lido y en que en esos tiempos un caballero como Aschenbach se gastaba una fortuna sólo en propinas, góndolas y maletas Vuitton.

10806213_617286025067127_2471636710557828674_nSe preguntarán ustedes a qué viene esta digresión. Estoy tentado de decirles que a nada, como las que introduce Tallón en Libros peligrosos. Pero no es cierto, no. Quería decir con el párrafo anterior que creo que a Juan no le habrá costado gran cosa la elaboración, porque estoy seguro de que casi todos los ejemplares que cita han sido robados de las librerías de los amigos, quizá con el socorrido oye, me dejas éste o aquél. Porque ya ven ustedes que nuestro amigo no luce, precisamente, un aspecto de potentado, dicho sea sin ánimo de faltar. Y es que, así a lo tonto, los libros citados sobrepasan los quinientos, lo que a 20 modestos euros por cada ejemplar, sitúa el coste final del gaudeamus en más de 10.000 euros. ¿De verdad creen que tal cantidad ha podido salir de los bolsillos de nuestro amigo?

Pero en cambio, este libro significa para ustedes, déjenme que les arranque el tacaño que todos llevamos dentro, una auténtica ganga. Por el módico precio de 14,90 euros para todos ustedes, para el nene y la nena, podrán luego presumir ante familiares y amigos, e incluso entre sus seres queridos, de saber más o menos, comme çi, comme ça, de qué va tanta joya de la literatura universal.

Lo dicho: un chollo.

Y eso sin recordarles que este Libros Peligrosos de Juan Tallón es una obra de lectura gozosa. Y lo es porque está extraordinariamente escrito, inteligentemente trenzado, nos llega repleto de sabiduría literaria pero también, y no sé si decir que sobre todo, de humor, mucho humor. Leer a Tallón, ya lo verán, es toda una fiesta.

Disfrútenla con alegría, con mucha alegría, háganme el favor”.

Muchísimas gracias desde aquí a José María Izquierdo por habernos permitido publicar sus palabras en nuestro blog.

“Juego al tenis como medio de vida pese a que lo odio. Lo odio con una pasión secreta y siempre lo he hecho” Andre Agassi

agassi-open-memoriasOpen, Memorias de Andre Agassi (Duomo Ediciones) es un libro absolutamente recomendable y altamente adictivo. Os guste o no el tenis, la historia de Agassi os atrapará desde el principio.

Menudo padre tenía Andre Agassi, ríete tú de las quejas que cada uno tengamos sobre nuestros padres. Andre es el pequeño de 4 hermanos, su padre de origen iraní, se fue a vivir a Estados Unidos donde se casó. Era un ferviente amante del tenis y tras fracasar con sus tres primeros hijos, decidió que el pequeño sería campeón del mundo. Según su madre tomó esta decisión antes de que Andre naciera. Así, con 6 años le puso una raqueta en las manos y le hacía practicar horas y horas en la cancha que había construido en el jardín de su casa. Su padre construyó una máquina que le lanzaba pelotas al pequeño a 180 km/h; había calculado que con ella, podría devolver 2.500 pelotas al día, 17.500 a la semana, en un año habría devuelto un millón. El apartado hacía tanto ruido que Agassi lo llamaba “el dragón”, le daba pavor. Pero tenía tanto miedo de su padre (un hombre violento y con un fuerte carácter) que no se lo dijo nunca.

Andre odia el tenis, lo odia con toda su alma, pero nunca le han dado opción.

Vivían en Las Vegas, la presión que su padre depositaba en él era tan brutal, que cuando tenía 8 años, su padre le obligó a jugar contra un adulto y quería apostar su casa a que el niño le ganaría. Andre sudaba solo con pensar que su familia podía quedarse sin casa por su culpa. A los 10 años en una competición nacional el padre le da una pastilla de speed para que aguante más. A los 12 le envía contra su voluntad a un centro de entrenamiento de tenis, en el que se supone que tiene que estar tres meses (su familia no puede pagar más y vale 1000$ al mes), pero es tan bueno que se lo quedan allí contra su voluntad y gratis. Mal estudiante (los estudios le agobiaban) pactó dejar las clases y sólo entrenar. Así se metió él mismo en un camino sin salida: sólo sabía hacer aquello que tanto odiaba, jugar al tenis. Ni divertirse con sus hermanos, ni con sus amigos, ni tan siquiera ir a practicar fútbol, sólo podía entrenar.

460x260_Andre Agassi_200901160213A todo esto se le añade otro hándicap: Andre nació con una vértebra lumbar separada, lo que provoca que tenga menos espacio para los nervios en el interior de la columna y sufre unos dolores increíbles. El libro empieza el día en que está jugando el último torneo antes de retirarse, por fin podrá librarse y dejar de jugar al tenis. Tiene 36 años. A causa de su enfermedad le han tenido que pinchar cortisona entre las vértebras para que pueda soportar ese terrible dolor.

Una historia increíble, contada en primera persona, que pone los pelos de punta. Open es mucho más que las simples memorias de un tenista, es una gran obra sobre la tiranía del éxito escrita con la colaboración de J.R. Moehringer, periodista y escritor ganador del Pulitzer.

El próximo domingo día 9, en el programa “Marca empresa” de Radio Marca (89.1), en la sección “Nuestras Letras” en la que hacemos recomendaciones literarias hablaremos de este interesantísimo libro.

“Fin de poema”, la nueva novela en español de Juan Tallón


Fin de poemaFin de poema (ed. Alrevés) es una mirada arriesgada de las últimas horas con vida de Cesare Pavese, Alejandra Pizarnik, Anne Sexton y Gabriel Ferrater, lo que dota a la narración de una intensidad por momentos agónica. A partir de añicos de vida personal, literaria, incluso editorial, pero también miedos, infiernos, adicciones, paranoias, el autor reconstruye los últimos momentos con vida, hasta el suicidio final, de cuatro poetas a los que se les había agotado la poesía. El texto persigue la narración de la grieta que se abre ante los personajes cuando se precipitan al silencio poético. Seguir leyendo ““Fin de poema”, la nueva novela en español de Juan Tallón”

Reseña Literaria: ‘Stoner’

Por Roser Herrera, Directora de la Agencia Literaria Letras Propias

Stoner de John Williams, ediciones Baile del Sol.stoner-john-williams

John Williams (1922-1994), periodista, editor y escritor. Nacido en Tejas, se enroló en el ejercito en 1942; después de la Segunda Guerra Mundial se licenció en 1949 en la Universidad de Denver. En 1970 se publicó su tercera novela, Stoner. Su última obra publicada, Augustus, fue ganadora del National Book Award de ficción en 1973. Seguir leyendo “Reseña Literaria: ‘Stoner’”

20 converses sobre la independència de Catalunya, un llibre per aprendre dels que saben

20 conversesLa periodista tarragonina Roser Pros-Roca acaba de publicar “20 converses sobre la independència de Catalunya” (Editorial Gregal). Aquest no és un llibre més sobre el procés que es viu a Catalunya, és una obra amb una clara vocació de contribució al moment històric actual. Un gra de sorra que la Roser aporta amb l’objectiu de ser útil per qualsevol persona que vulgui aprofundir en la qüestió i, per damunt de tot, dotar-se d’arguments. Tant se val si un en busca a favor o en contra, com diu el propi President de la Generalitat Artur Mas en el pròleg de l’obra “la llista de persones entrevistades ja permet intuir un equilibri entre les que estan a favor de la independència i les que s’hi oposen. Unes opinions, totalment respectables, tant les unes com les altres, que mereixen ser llegides amb atenció perquè cada lector en pugui treure les seves conclusions”. La qüestió és informar-se per tenir opinió. Aprofundir en la qüestió, entendre el que succeeix i poder emetre cadascú el seu propi judici de valor. Utilitzant les paraules de Konstandinos Kavafis es tracta d’un llibre “per aprendre dels que saben”.

L’autora s’ha reunit amb 20 personalitats provinents de diversos àmbits (periodistes, polítics, juristes, artistes, economistes, escriptors, sociòlegs) i n’ha recopilat les seves opinions. No són entrevistes, són converses en les que cadascú ha pogut dir-hi la seva sense embuts. En Josep Cuní ens diu en la introducció “un llibre d’aquestes característiques es fa imprescindible. Primer, perquè ens apropa opinions complementàries i fins i tot antagòniques que conformen el nostre paisatge real. Segon, perquè, en dibuixar un panorama plural, destil·la conceptes i enriqueix arguments, tan mancats com estem d’escoltar-ne, per poder conèixer-nos millor”. Seguir leyendo “20 converses sobre la independència de Catalunya, un llibre per aprendre dels que saben”

¿Cuál es la mejor hora del día para realizar una tarea que exija concentración?

clock-163200_640En el otoño de 2012 un grupo de investigadores de la Universidad de California en Irvine y de Microsoft, pusieron en marcha un experimento en el que monitorizaron la actividad desarrollada por 32 trabajadores de una gran empresa norteamericana durante cinco días (de lunes a viernes). Los trabajadores seleccionados, 17 mujeres y 15 hombres, pertenecían a todos los departamentos y niveles jerárquicos. Uno de los principales descubrimientos de este equipo fue la detección de un pico diario de máxima concentración entre las 11:00 y las 15:00 con un leve valle durante el momento del almuerzo (en el estudio este descenso se evidenció de 12:00 a 12:30)[1].

[1] “Bored Mondays and Focused Afternoons: The Rhythm of Attention and Online Activity in the Workplace”. Gloria Mark, Shamsi T. Iqbal, Mary Czerwinski y Paul Johns. http://www.ics.uci.edu (2014).

Encontraréis todas las preguntas y respuestas en “Buscando señales de vida inteligente en el comité de dirección” (ed. Gestión 2000), la primera obra de Daniel Gómez Visedo sobre las claves biológicas del comportamiento humano en la empresa.

¿Por qué es bueno hacer siempre la primera oferta en un proceso negociador?

office-195960_640En un proceso negociador, quien realice la primera oferta, que se constituye como anclaje, tiene mayores posibilidades de obtener un resultado más cercano a sus intereses[1], lo que supone una excelente estrategia. Se ha confirmado la persistencia de este sesgo tanto en negociaciones cara a cara como en las realizadas a través de correo electrónico. Si presentamos a un cliente una propuesta económica en un documento escrito, una forma subliminal de aliviar la percepción sobre el precio es incluir, en las páginas anteriores a aquella en la que aparecen las condiciones económicas, una cifra que funcione como efecto anclaje. Esta cifra debe ser superior al precio que ofrecemos con independencia del contexto en que se cite y sin necesidad de que tenga relación alguna con la propuesta económica.

[1] “First Offers as Anchors: The Role of Perspective-Taking and Negotiator Focus”. Adam D. Galinsky y Thomas Mussweiler. Journal of Personality and Social Psychology (2001).

Encontrarás todas las respuestas a estas preguntas en “Buscando señales de vida inteligente en el comité de dirección” de Daniel Gómez Visedo.

¿Por qué nos cuesta tanto aceptar los cambios?

brain-512758_640Porque las partes más antiguas de nuestro cerebro, aquellas cuya función es mantenernos vivos, optan por conservar la situación que nos ha facilitado la supervivencia. Resulta tan sutil el funcionamiento de este prejuicio que los remordimientos por un error cometido son mayores cuando hemos tomado la decisión en contra del statu quo que cuando la equivocación se ha producido respetando las condiciones existentes. Este impacto emocional nos condicionará en futuras decisiones[1]. Una nueva evidencia de la robustez de este instinto salió a la luz al publicarse en enero de 2013 los resultados de una amplia investigación llevada a cabo por tres universidades. La mayoría de los participantes en el estudio, más de 19.000 personas de entre dieciocho y sesenta y ocho años, consideraron que sus creencias y preferencias actuales serían las definitivas en su vida. Los psicólogos responsables de esta investigación lo bautizaron como el espejismo del fin de la Historia[2] aunque se trata, simplemente, de la fuerza atractiva del statu quo.

[1] “A Regret-Induced Status Quo Bias”. Antoinette Nicolle, Stephen M. Fleming, Dominik R. Bach, Jon Driver y Raymond J. Dolan. The Journal of Neuroscience (2011). http://www.jneurosci.org.

[2] “The End of History Illusion”. Jordi Quoidbach, Daniel T. Gilbert y Timothy D. Wilson. Science (2013). http://www.sciencemag.org.

Encontrarás todas las preguntas y respuestas que compartimos en el blog enBuscando señales de vida inteligente en el comité de dirección(Ed. Gestión 2000), una obra de Daniel Gómez Visedo.

¿Con qué postura corporal se consigue una aportación inmediata de autoconfianza?

entrepreneur-593371_640Si tenemos que afrontar una reunión complicada, una exposición pública o una entrevista que se adivina tormentosa, y necesitamos reforzar la seguridad en nosotros mismos, existen ciertas posturas que modifican el balance hormonal de nuestro cuerpo de forma prácticamente inmediata. La relación entre postura y hormonas ha sido estudiada por la investigadora de Harvard Amy J. C. Cuddy. En sus muy interesantes experimentos confirmó que adoptar ciertas posturas, como colocar las manos detrás de la cabeza o poner los pies sobre la mesa durante un par de minutos, modificaban los niveles hormonales aumentando la testosterona y reduciendo el cortisol y provocando una intensa sensación de fuerza, poder y valor[1]. Iris W. Hung, profesora de marketing de la Universidad de Singapur, propone otra rápida y sencilla forma de aumentar de forma inmediata nuestra fuerza de voluntad estableciendo una relación inconsciente entre cuerpo y mente: tensar los músculos del brazo o de la mano durante un minuto[2]. La postura condiciona nuestro estado de ánimo.

[1] “Power Posing: Brief Nonverbal Displays Affect Neuroendocrine Levels and Risk Tolerance”. D. R. Carney, A. J. Cuddy, y A. J. Yap. Psychological Science (2010). http://www.psychologicalscience.org.

[2] “From Firm Muscles to Firmed Willpower: Understanding The Role of Embodied Cognition in Self-Regulation”, Iris W. Hung y Aparna A. Labroo. Journal of Consumer Research (2010). http://www.jstor.org.

Encontrarás todas las preguntas y respuestas que compartimos en el blog enBuscando señales de vida inteligente en el comité de dirección(Ed. Gestión 2000), una obra de Daniel Gómez Visedo.

¿Cómo podemos intentar que cambie de opinión alguien que se muestra inflexible durante una reunión?

startup-594090_640Si, durante un proceso de negociación, nuestro interlocutor defiende su postura de forma intransigente podemos intentar que la flexibilice provocando una interrupción en la reunión como, por ejemplo, solicitar unos minutos para descansar, tomar el aire o servir unos cafés. En el momento de reanudarse la reunión las condiciones habrán cambiado sutilmente abriéndose así la posibilidad de conseguir un cambio en la posición previamente defendida por nuestro interlocutor (aunque debemos ser conscientes que también nos afectará a nosotros). En concreto, una interrupción provoca que seamos más selectivos y organizados dando más importancia, entre otras variables, a la calidad y menor al precio[1].

[1] “Focusing on Desirability: The Effect of Decision Interruption and Suspension on Preferences”. Wendy Liu. Journal of Consumer Research (2008). http://www.jstor.org.

Encontrarás todas las preguntas y respuestas que compartimos en el blog en “Buscando señales de vida inteligente en el comité de dirección” (Ed. Gestión 2000), una obra de Daniel Gómez Visedo.

¿Qué error cometemos cuando estimamos el tiempo de duración de un proyecto?

office-594132_640Consecuencia de nuestro optimismo innato es la persistente infravaloración o subestimación del tiempo que nos llevará realizar una tarea. Casi todos los plazos estimados en un proyecto terminan por quedarse cortos. Dice Peter Drucker que “como todo ejecutivo sabe, nunca nada va bien. Siempre sucede algo inesperado” y aconseja: “Todo ejecutivo eficaz, por lo tanto, añade un margen prudencial de tiempo al realmente requerido”[1]. Kanten, psicólogo de la Universidad de Oslo, ha investigado este habitual error y ha establecido los factores que desencadenan una estimación irreal de la duración de un proyecto: aquellos que son lejanos en el tiempo, los que son más hipotéticos que reales y los proyectos en los que los participantes tienen una mentalidad poco concreta[2]. El escritor y científico Douglas Hofstadter, quizás algo narcisista, enunció la ley que lleva su nombre y que reza “hacer algo te va a llevar más tiempo de lo que piensas, incluso si tienes en cuenta la Ley de Hofstadter”[3].

[1] “El canon del Management”. Alfonso Durán-Pich. Centro Libros PAPF. 2010.

[2] “The Effect of Construal Level of Predictions of Task Duration”. Alf Borre Kanten. Journal of Experimental Social Psychology (2011). http://www.sciencedirect.com.

[3] “Douglas Hofstadter” y “Ley de Hofstadter”. http://www.wikipedia.org.

Encuentra todas las respuestas en “Buscando señales de vida inteligente en el comité de dirección” (ed. Gestión 2000, Planeta), una obra de Danel Gómez Visedo sobre las claves biológicas del comportamiento humano en la empresa.

¿Tiene sentido decidir a cara o cruz un ascenso?

Cara_o_cruz_233119784A la vista de estos datos, y a la espera de que la realidad compruebe sus resultados como reclaman los propios autores en su estudio de 2011[1], no debemos obsesionarnos con los nombramientos cuando existe una vacante ya que, en última instancia, un sorteo entre los aspirantes puede deparar mejores resultados que un análisis supuestamente objetivo de las capacidades y los méritos de cada uno de los candidatos. Este equipo de la Universidad de Catania también ha comprobado las ventajas de la aleatoriedad, lo que supone un desafío al pensamiento racional, en las inversiones bursátiles (en este caso, el FTSE UK) ofreciendo un mejor y menos costoso resultado que las estrategias bursátiles habituales utilizadas en el mercado[2].

[1] “Efficient Promotion Strategies in a Hierarchical Organization”. Alessandro Pluchino, Andrea Rapisarda y Cesare Garofalo (2011). http://www.cesaregarofalo.it.

[2] “The beneficial role of random strategies in social and financial systems”. Alessio Emanuele Biondo, Alessandro Pluchino y Andrea Rapisarda. Cornell University Library (2012). http://www.arxiv.org.

Encuentra todas las respuestas en “Buscando señales de vida inteligente en el comité de dirección” (ed. Gestión 2000, Planeta), una obra de Danel Gómez Visedo sobre las claves biológicas del comportamiento humano en la empresa.

¿Es conveniente mantener en un mismo departamento a dos personas que se aman?  

hands-62772_640El antropólogo evolutivo Robin Dunbar define el amor como un proceso bioquímico diseñado evolutivamente para que nos vinculemos a otra persona. Una de las consecuencias de este mecanismo es la pérdida de objetividad en el análisis de las acciones de la persona amada lo que desaconseja que existan vínculos jerárquicos, o simplemente profesionales, entre dos personas que se aman. Incluso, en términos generales, las personas enamoradas tienen un menor control cognitivo lo que provoca que presenten, de forma inversamente proporcional a su nivel de pasión, un acusado empeoramiento en su capacidad para ejecutar tareas[1]. El neurobiólogo Semir Zeki[2] afirma que “mientras el amante es siempre menos imparcial y no atiende al sentido común en lo que respecta a la persona amada, el individuo que odia no suele perder el juicio sino que es muy consciente de los pasos que da y las acciones que emprende contra el individuo odiado”.

[1] “Reduced cognitive control in passionate lovers”. Henk van Steenbergen, Sandra J. E. Langeslag, Guido P. H. Band y Bernhard Hommel. Motivation & Emotion (2013). http://www.springer.com.

[2] “Neural Correlates of Hate”. Semir Zeki y John Paul Romaya. PLoS One (2008). http://www.plosone.org.

Hoy sale a la venta “Buscando señales de vida inteligente en el comité de dirección“, un libro escrito por Daniel Gómez Visedo y publicado por el sello Gestión 2000 de la editorial Planeta.

¿Quiénes son las personas con más posibilidades de comportarse de forma poco ética dentro de una empresa?

businessman-432662_640Los directivos tienen más posibilidades de ser más corruptos que el resto de los trabajadores. Esta es una de las principales conclusiones del estudio sobre la corrupción elaborado en 2013 por la consultora KPMG: “En la mayoría de los casos, las investigaciones de KPMG revelan que los defraudadores son personas con poder para tomar decisiones y con la oportunidad de cometer el fraude: ejecutivos y altos directivos”[1]. De igual modo, en los experimentos de Paul K. Piff a los que hemos aludido, los representantes de la clase alta, movidos por la avaricia, se saltaron más las normas de tráfico, robaron, mintieron en una negociación, engañaron para resultar premiados y aprobaron comportamientos incorrectos en el trabajo en mayor medida que los participantes de un estrato social más modesto. Según sus conclusiones, este tipo de comportamiento reprobable se manifiesta con independencia de la edad, el género, la etnia, las creencias religiosas y la orientación política[2]. Existe un factor adicional que incrementa significativamente las posibilidades de incurrir en prácticas corruptas: la presencia de intermediarios. Parece que cuando aparece esta figura en un negocio se diluyen, aún más si cabe, las responsabilidades de las acciones[3].

[1] “Perfiles globales del defraudador. Presente y futuro de los delitos económicos”. KPMG (2013). http://www.kpmg.com.

[2] “Higher social class predicts increased unethical behavior”. Paul K. Piff, Daniel M. Stancato, Stéphane Côté, Rodolfo Mendoza-Denton y Dacher Keltner. PNAS (2012). http://www.pnas.org.

[3] “Intermediaries in corruption: an experiment”. Mikhail Drugov, John Hamman y Danila Serra. Experimental Economics (2014). http://www.springer.com.

Encuentra todas las preguntas y respuestas que compartimos en “Buscando señales de vida inteligente en el comité de dirección” de Daniel Gómez Visedo (Gestión 2000, Planeta), a partir del 5 de febrero en tu librería.