Amenazar con suicidarse para publicar: Marguerite Duras

images-15Marguerite Duras nació en 1914, el día 4 de abril, cerca de Saigón, en la Indochina francesa (lo que es hoy Vietnam del Sur). Era la primera niña de cinco hermanos, dos de ellos, Pierre y Paul, hijos del matrimonio y los otros dos, Jean y Jacques, hijos del padre con una esposa anterior que había muerto en Hanoi. Su padre, profesor de matemáticas, tuvo que ser repatriado a Francia cuando ella tenía sólo cuatro años a causa de unas fiebres infecciosas y jamás regresó a Indochina. Murió después de haber comprado una casa cerca del pequeño pueblo francés de Duras. Esta muerte dejó a la familia en una situación económica mucho más precaria y comenzaron a llegar las estrecheces.

Marie Legrand, la madre de Marguerite, luchó contra la pobreza con todas sus fuerzas. Se aferró a sus posesiones mientras iba descubriendo el extraño atractivo de aquella niña que no se vestía como las demás, que tenía una manera propia de hacer las cosas y que podría resultar fascinante para los hombres. Marguerite conoció a su amante chino y ser ricos se convirtió entonces en una auténtica obsesión.

Su primer libro fue rechazado por la editorial Gallimard, pero siguió escribiendo y una vez terminada su siguiente obra, Les impudents, amenazó con suicidarse si no lograba que la publicaran. En 1943 entró en la resistencia mientras su querido hermano Paul, que había continuado junto a su madre en Saigón, moría de una bronconeumonía por falta de medicamentos. El dolor se le hizo insoportable y lo reflejó en La vida tranquila, el libro que estaba escribiendo y que Gallimard publicó en 1944. De esta manera Marguerite Duras obtuvo por fin el reconocimiento que esperaba, pero no pudo disfrutarlo porque la Gestapo detuvo a su marido en el apartamento de su hermana en la rue Dupin. En ese momento se propuso no escribir y no volvió a editar nada hasta 1950. Ella, que había amenazado con el suicidio si no llegaba a publicar, de repente se daba cuenta de lo nimio de la literatura comparado con el dolor de la realidad.

(Resumen del artículo de Pilar Adón Ecrire, Marguerite Duras).

Sus obras más conocidas, por orden de publicación más reciente son: La amante inglesa, El amante de la China del Norte, El dolor, El amante, India Song, El amor, El viceconsulEl arrebato de Lol V. Stein, Hiroshima mon amour, Moderato Cantabile, Un dique contra el pacífico y La impudicia.

La obra de la que hablaremos aquí es La Douleur, aunque sean más conocidas sus obras situadas en Indochina porque la fuerza del relato significa el exponente de una manera de vivir y de escribir. 

Cuadernos azules hallados en en Neauphle-le-Château. La Douleur.

Marguerite Duras (final de la II Guerra Mundial) sólo siente dolor, el dolor tan familiar durante todo ese tiempo de espera, su marido puede estar en Dachau, no sabe si está vivo; desea la paz aunque no quiere la que se avecina, han pasado demasiadas cosas y el pueblo las ha sufrido todas.

Duras ha vivido un largo tiempo de guerra, ha participado en la Resistencia, ha actuado y ha engañado, su única fijación es que vuelva su marido, Robert Antelme.

Marguerite-Duras-La-DouleurDurante este tiempo ha escrito un diario que, con el final de la guerra, ha dejado de tener importancia; un Diario en unos cuadernos azules que aparecerá 40 años después; tan tarde que ya no tiene ningún recuerdo de haberlo escrito; reconoce su escritura y su contenido pero ningún recuerdo se le alcanza de haberlo redactado.

Vuelve su marido, el que había sido su marido, amante y amigo y que ya no lo es; no es nadie, ni nada, a medio camino entre la vida y la muerte; no es ni su cuerpo ni su mente; es solamente la persona que lleva un nombre, el mismo con que fue deportado; su vida se ha roto para siempre y ella intenta mantenerlo sin saber muy bien por qué; sabe que sin él morirá.

Mientras esto sucede, Marguerite se lanza a una cruel cruzada de depuración, de exterminación de “collabos”, los que se resignaron y ayudaron al Gobierno de Vichy e incluso se lucraron durante ese tiempo; no tiene piedad: denuncia, tortura y mata por un sentimiento de revancha que no la lleva a ninguna parte; ya será para siempre una extraña para si misma.

Su marido se recupera y ella prosigue su vida con su amante de la Resistencia, Dionys Mascolo y con su repugnancia hacia el nuevo Gobierno de de Gaulle.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s