Magníficas lecturas desagradables

portada-protesis1Hace pocos meses fui con un amigo a un acto de homenaje a Andreu Martín y a su novela Prótesis, con motivo de la reedición en digital de esta obra que inicialmente había sido publicada en 1980. Ninguno de los dos la había leído y a juzgar por las palabras de los presentadores, llevábamos años perdiéndonos algo grande. Ambos tuvimos que aguantarnos las ganas de salir corriendo de allí a comprar la novela y empezar a leerla (aquí podéis leer la entrada que escribimos sobre aquel acto, y si yo fuera editor tomaría nota de quienes eran los presentadores que consiguieron hacernos sentir así).

Recientemente tuve la oportunidad, estaba paseando por la mítica librería Negra y Criminal y adquirí mi ejemplar de Prótesis. Y ayer, por fin, encontré el momento y lo devoré. Lo empecé con curiosidad pero me atrapó de forma que no pude dejarlo hasta que acabé. El problema que creía que tendría sería luchar contra esas expectativas que no podían ser más altas, pero la verdad es que entendí aquellas alabanzas que había escuchado meses atrás. El resorte dramático de la obra es infalible: la venganza. Pero además llevada hasta las últimas consecuencias, y tanto por parte del protagonista como del antagonista. Es como si se hubieran ido a encontrar el hambre con las ganas de comer en lo que a venganzas se refiere. Brutal. Además justificada y con matices que vas descubriendo sobre la marcha. La ambientación es muy buena por lo que entras completamente en la historia. Otra cosa fantástica: jugar con miedos humanos creo que universales, algo que diría que es atávico: perder los dientes; juega con ello y lo lleva al extremo, es muy desagradable. Bueno, de hecho toda la novela es desagradable, desprende suciedad, apesta. Me parece que si al pensar en ella consigues decir que es buena pero arrugas la nariz del asco que te ha provocado es que el autor ha conseguido salirse del papel y tocarte (en este caso en la nariz).

En su día no vi la película Fanny Pelopaja pero leyendo su argumento en internet veo que, como acostumbra a pasar, la novela debe ser mucho mejor (por lo menos su trama). Hicieron cambios quizás para hacerla más comercial; le dieron más papel a un personaje que en la novela es secundario, intuyo que pensaron que era mucho más intenso si protagonista y antagonista eran hombre y mujer. En la novela no es así y sinceramente me parece mejor.

yonquiLa cosa es que el fin de semana pasado me leí otra novela de una sentada: Yonki de Paco Gómez Escribano.  Una novela hiperrealista que te mete en los ambientes desestructurados en los que muchos jóvenes se perdieron a principios de los 80 por culpa del caballo. Vives su descenso a los infiernos y como van cayendo en un pozo sin fondo. Si tuviera que definirla de forma rápida diría que tiene toques del cine quinqui español, mezclados con Trainsppoting. Me recordó mucho a aquella dura película del 83 “El pico”, aunque allí quizás la trama era todavía más redonda al tener dos jóvenes protagonistas situados en el País Vasco, cada uno hijo de una familia con intereses contrapuestos: uno de guardia civil y el otro de político de izquierdas nacionalista. Las adicciones no entienden de ideas políticas, igualan a todo el mundo. Yonqui es además una buena forma de acordarte de cosas que ya no existen: las cabinas telefónicas, los hurtos de radiocasetes en los coches, los perros callejeros, las pintas de algunos mendas que se veían por la calle y la música de aquella década.

Y de repente en mi mente se unen “el Botas”, “el Conejo” y “el Chino” con “el Dientes”, “el Cachas” y “el Chava”; y me paso la lengua por la dentadura para comprobar que no me falte ningún diente y tengo la sensación de que todo a mi alrededor apesta y está sucio… Para no contraer un síndrome a lo perro de Pávlov y torcer el gesto de asco ante los libros el próximo domingo, creo que la semana que viene debería leer algo alegre y divertido, con ambientes limpios y personajes sanos… Quizás Manual de fútbol de Juan Tallón sería una opción estupenda…

Posted by: Roser Herrera

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s