Esbozando a Diego Pérez

radioEsta semana en Post Scríptum entrevistamos a Diego Pérez. Si visitáis Madrid y cogéis un taxi, quizás tengáis la suerte de conocerle, y es que Diego, además de escritor, también es taxista. En 2010 publicó “Anécdotas de taxistas” (ed. Cúpula), y en unos meses saldrá a la venta su primera novela: “Guillotina para títeres” (ed. Sepha), una sátira sobre la política y los estamentos de poder actuales, escrita con humor mordaz, en la que el autor efectivamente no deja títere con cabeza…  Muy pronto os hablaremos de ella.

Defínete en tres líneas.

Complicado, llevo 48 años intentando encontrarme y aún no lo he conseguido del todo, aunque voy teniendo alguna pista: creo que soy sobre todo dubitativo y contradictorio, me gusta cuestionar todo lo que se da por seguro y asumir alguna tradición.

Tu primer libro.

Veinte mil leguas de viaje submarino.

¿De qué iba aquella primera obra que tiraste a la basura?

Erótica.

Lo que te hubiera gustado ser y no eres.

Rey, o mejor, príncipe, tiene aún menos responsabilidad.

Completa la frase: “si yo fuera presidente del gobierno…”.

Propondría una república.

La novela en la que te gustaría vivir.

“Sin noticias de Gurb”. Como compañero terrícola de Gurb intentaría contagiarme de su inocencia.

El personaje de ficción que siempre has odiado.

Ahí anda repartiéndose mi odio entre Batman y el Joker.

El autor/a con el que te encantaría poder cenar un día.

Eduardo Mendoza. Algún día me gustaría ser tan bueno como para poder plagiarle.

Algo que te gusta.

Comer. Aún no he encontrado alguna comida que no me guste.

taxistasAlgo que odias.

Soy de poco odiar…, quizá las religiones me ofrecen poca simpatía.

El talento que te gustaría tener.

Me gustaría saber componer melodías. Poder romper el silencio de un modo armónico ha de ser muy bonito.

Tu definición de desgracia.

Algo que no tenga solución, lo demás son acontecimientos más o menos fatigosos.

El último libro que has leído.

Ahora tengo muy poco tiempo libre, tengo a medias El tango de la guardia vieja.

El próximo que leerás.

Terminaré con Pérez-Reverte.

Una crítica actual.

La absoluta falta de ética de la mayoría de los políticos actuales. El problema añadido es que ellos se están cavando la fosa en la que caeremos los demás.

Un pensamiento positivo.

No hay mal que cien años dure.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s