“No es que no valgas para nada, es que eres malo para todo”, Marcel Pagnol

marcel-pagnol
Marcel Pagnol

Marcel Pagnol (Aubagne (Provenza-Alpes-Costa Azul), 28 de febrero de 1895 – París18 de abril de 1974) fue un novelistadramaturgo y cineasta francés. Fue el primer director de cine en convertirse miembro de la Academia francesa.

El autor pasó su infancia en la Provence francesa y llegó a conocer sus montañas a fondo. De esta etapa nos han llegado sus Souvenirs d’enfance, Recuerdos de infancia, divididos en cuatro partes: La gloria de mi padre, El castillo de mi madre, El tiempo de los secretos y El tiempo de los amores. Es pura prosa poética. 

Los dos libros de L’eau des collines: Jean de Florette y Manon des sources, son otra maravilla, situada también en las colinas de Aubgne.

Es autor de muchas obras de teatro la mayoría de ellas llevadas al cine, incluso por él mismo. Las más conocidas son las que componen la llamada trilogía marsellesa: Marius, Fanny y César; ambientada en Marsella fue escrita por Pagnol en París, en una crisis de gran añoranza por su país del sur.

Entre las muchas obras del autor he elegido Le Schpountz. Se trata de un guión para el cine, llevado a la pantalla en 1939, que nos muestra la vida corriente de las personas que se dedicaban a este arte en los años 30’. 

Sin título2El resumen del argumento consiste en que el protagonista, Irenée Fabre sueña con convertirse en un gran actor y se cree especialmente dotado para ello; este papel lo representó Fernandel que, ya sabemos, era un gran actor pero nada agraciado. De paso por el pueblo donde vive Irenée, con su hermano y sus tíos, que tienen el colmado del lugar, un grupo de técnicos de cine le descubre y le aplica el sobrenombre de Schpountz, que dan justamente a aquellos que creen tener un gran parecido con algun actor famoso. Para tomarle el pelo le hacen un contrato en términos desmesurados; Irenée, que es ingenuo y muy vanidoso, cree que es un compromiso serio, reune todo su dinero y se presenta en los estudios de cine de París, donde ya el portero le echa a patadas.

Tras aprender la lección y trabajar como ayudante de producción, finalmente los compañeros lo descubren como un gran cómico. Aunque quiere emocionar y hacer llorar, resulta de una comicidad irresistible. Triunfa como cómico en el cine y vuelve a su pueblo donde maravilla a sus tíos y a su hermano.

T53Esta vuelta a su familia es especialmente importante en tanto que su tío, hombre de pueblo con mucha sensatez, le ha dicho a lo largo de su vida: “No es que no valgas para nada, es que eres malo para todo”. 

Cuando Irenée llega a su antigua casa, el tío le acoge, perdonándole la vida e insistiendo en que coma mucho; en definitiva quiere representar el retorno del hijo pródigo y le cuesta dios y ayuda llegar a creer que ha triunfado.

No he visto la película en el cine; tal vez no se distribuyera en España, pero he disfrutado leyendo una y otra vez el guión, plagado de situaciones cómicas y de diálogos ingeniosos.

Recuerdo especialmente un pasaje, cuando está trabajando en los accesorios de producción y le piden varias cosas: 3 monos grandes, 2 medianos, un reloj de péndulo y una caja de música que toque “En passant par la Loraine“; el protagonista contesta: “pero debe tocarla en mi mayor o en mi menor, que si no me lo decís, luego vienen las broncas”…

De Pagnol hay que leerlo todo; da igual por donde se empiece: engancha hasta el final y te hace querer leer más.

Ana F.

 

Barcelona, 16 de octubre 2013 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s